DESAFÍO 2:  ECONOMÍA DE LAS PERIFERIAS

E03_

“Nadie aquí morirá, ¿saben porqué? Porque nos tenemos unos a los otros y si eso no es una familia, entonces no sé qué lo sea”.

Los pingüinos de Madagascar 

Ana tiene 32 años y vive con su pequeña hija en un sector alejado. Como ella trabaja muchas horas al día, solía dejar a su bebé en la guardería pública infantil muy temprano y se dirigía al centro de su ciudad. Ana ya ha vendido todo: paletas, palomitas de maíz, dulces, bocadillos.
Siempre estaba cantando en las plazas y en las paradas de autobús, ofreciendo los productos que muchas veces hacía en casa por la noche después de recoger a su hija. Ahora, con el nuevo villano invisible, la guardería ha cerrado, la gente se ha retirado a sus hogares y las calles están vacías. Sin tener un ingreso fijo, con cuentas por pagar y una niña para cuidar, Ana ya no sabe qué  hacer y vino a buscar tu ayuda.

¿Cómo ayudar a las personas que están en la misma situación que Ana, que dependen del trabajo diario para garantizar su sustento?

Julio, que vive con su esposa y su hija pequeña, es dueño de un taller mecánico que también lava autos. El taller tenía muchos clientes y de allí sale todos sus ingresos. Sin embargo, con el COVID19 en el área, Julio vio su clientela caer drásticamente. El lunes atendió a 5 clientes, pero el miércoles no vino nadie. Además de pensar en sí mismo y en su familia, Júlio todavía tiene un empleado al que debe pagarle, que también necesita mantener a sus hijos y a su esposa. La gente tiene miedo de caminar por la ciudad y Julio ya no sabe qué hacer para pagar sus cuentas y comprar comestibles.

¿Y ahora? ¿Cómo ayudar a las personas que están en la misma situación que Julio? Usa tu súper poder y tu equipo de superhéroes para pensar en formas de ayudar a las personas en la misma situación.

Susana vive en una ciudad pequeña y ha trabajado muchos años como manicurista. Cuando comenzó, fue de casa en casa ofreciendo sus servicios a las personas más cercanas a ella. Con los meses, con una clientela establecida y con la ayuda de su madre, logró renovar una habitación al lado de su casa y comenzó a atender a sus clientes en este lugar. Los negocios iban bien, ya que Susana es muy talentosa y ama su profesión, pero ahora se siente amenazada con la propagación de un nuevo virus.

Con la confirmación del primer caso en su ciudad, el alcalde prohibió la operación de los oficios. Obedeciendo las nuevas reglas, tuvo que cerrar el salón, su única fuente de ingresos. Ahora, Susana no sabe qué más hacer porque necesita pagar sus facturas y ayudar a mantener a su madre, que forma parte del grupo de riesgo.

¡Llama a tu equipo de superhéroes para que te ayuden a resolver este problema!

Los barrios y corredores de la periferia manejan un gran comercio. ¡Doña Adriana lo sabes bien y tiene su propia tienda instalada en un garaje en su casa, donde, inclusive, vende fiado, por la confianza que tiene. Un residente u otro ayuda: unos prestan dinero, otros donan agua, otros ayudan a construir casas. Para ella, el contacto con la comunidad y el intercambio de servicios es el diferencial de su negocio. La alegría de Doña Adriana era contagiosa, pero ahora está afligida porque muchas personas confían en su mercado para hacer las compras y sus clientes no han sido liberados de sus trabajos. Ella está expuesta al virus y este puede propagarse rápidamente en la comunidad a lo largo de esta situación.

¡Llama a tu equipo de superhéroes para ayudarla a resolver este problema!